lunes, 26 de septiembre de 2011

MOREIRA ADVIERTE: AMLO TIENE LAS BASES






LÓPEZ OBRADOR ES EL COMPETIDOR REAL; ADVIERTE MOREIRA.




José Luis Camacho Acevedo.




Humberto Moreira no es un político que destaque por su perfil de ideólogo o por ser el más escrupuloso de los funcionarios públicos.




Sin embargo, el político coahuilense sí es un personaje que sabe sentir a las bases, a la gente, como se le denomina en el lenguaje de los partidos a la sociedad. Y sobre todo a la sociedad más castigada por la desigualdad económica y social que padece nuestro país.




La declaración del líder nacional del PRI, a quién afortunadamente sacó de la polémica y el debate de los medios la corrupción panista descobijada en Monterrey por la pandilla de Larrazabal, (un evento condenable sin duda más escandaloso y deshonesto que el endeudamiento en Coahuila y que afectó al panismo a nivel nacional y hasta sus más altas esferas), en el sentido de que Andrés Manuel López Obrador es el verdadero contendiente del PRI para las elecciones presidenciales del 2012, lo muestra con una sensibilidad social que mucho servirá para detener los ímpetus de aquellos que ya se sienten de regreso a Los Pinos gracias a la sola popularidad de Enrique Peña Nieto.




MORENA es un movimiento de perfiles sociales que nada tiene que ver, desde mi punto de vista, con el discurso-denuncia de Andrés Manuel López Obrador en contra de los que llama la Mafia del Poder.




Las bases sociales a las que se acerca López Obrador a través de MORENA son los mexicanos más desprotegidos. Y son millones de ellos los que suman gracias al desapego social de gobiernos como los del PAN en los últimos doce años y los del PRI que encabezaron Carlos Salinas y Ernesto Zedillo.




Son 24 años de padecer un marginalismo social aberrante; gente que vive en casas con piso de tierra; que come carne una vez por mes; que no tiene medicinas para los padecimientos propios de la mala alimentación y las condiciones insalubres en las que viven; que no traen zapatos.




Esos ahora son los que se quejan, reniegan y no votarán más por el partido de Fox y de Calderón, ya que a esos los identifican como los más recientes causantes de su desgracia.




Las bases sociales que toca MORENA en el peregrinar pueblerino, pero tenaz y efectivo de Andrés Manuel López Obrador, no saben nada de los crímenes políticos cometidos en el sexenio de Carlos Salinas, de la entrega de mucho de nuestro mercado interno que propició el fallido acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá.




Menos esos mexicanos abandonados, como decía lleno de sensibilidad Carlos Fuentes, que son analfabetos por fatalidad, mientras que los políticos que se enriquecen al amparo del poder son analfabetos por vocación, recuerdan que Ernesto Zedillo dejó que gente de la calaña de Luis Téllez o sus similares vendieran la soberanía económica del país como ocurrió con los nefastos PIDERIGAS y otras maniobras financieras que los enriquecieron brutalmente.




En esas bases es donde trabaja López Obrador con MORENA; bases sociales que ya no se acuerdan ni de Salinas ni de Zedillo. Y por ello lo que dice Humberto Moreira en el sentido de que el competidor real del PRI para sacar los 15 millones de votos que se necesitan para ganar el 2012, es López Obrador y no el PAN con sus malos gobiernos presidenciales y sus mini candidatos que no cuajan ni ante su propia militancia.




En la izquierda la maniobra de Manuel Camacho Solís de engañar al PAN proponiéndole una alianza a favor de Marcelo Ebrard ofreciéndoles impunidad, fracasará en la medida en que la sociedad siga descubriendo que Manuel Camacho y su grupo no cambian.




Marcelo trae nuevamente a Juan Enriquez en la compra de casas, terrenos y edificios en el DF y sus cercanías, repitiendo maniobras como las que los hizo célebres y ricos con las pillerías que cometieron al urbanizar Santa Fe.




Ellos van por el dinero. Lo social es el discurso, la retórica y un academismo que trata de disfrazar las intenciones de quienes, como el grupo de Camacho, aspiran llegar al poder para servirse de él de manera inconmensurable.




Los priístas dicen alegremente que su voto duro es de 9 millones de ciudadanos. Las encuestas presentan un 80% de esa presunción como realidad, es decir casi 5 y medio millones de esos llamados votos duros.




El voto de castigo al PAN será el mayor caudal por el que luchen el PRI y MORENA. Hay 25 millones de mexicanos en pobreza o extrema pobreza a lo largo del país. De ellos, según INEGI, el 87% tiene credencial de elector (casi 20 millones de mexicanos pobres) y las intenciones de voto de ese gran sector desencantado con el PAN van hasta ahora arriba del 35%. (Es decir casi 8 millones de votos).




Por quién votará ese segmento marginado en el 2012?




En la respuesta a esa pregunta está la preocupación de Humberto Moreira por realizar un trabajo como el que viene haciendo, pueblo por pueblo, marginado y pobre, López Obrador con MORENA.




Si el PRI no realiza esa tarea, verá que una sociedad inconforme no se resuelve electoralmente con el puro Estado de México. La primera visita de Peña Nieto al DF ha sido calificada prácticamente como un desastre.




Tal vez por eso el mexiquense lanzó el llamado a muy buen tiempo de que él buscará alianzas con todos los grupos sociales del país, ya que solamente una propuesta sensible e incluyente es la que le puede redondear los 15 o 17 millones de votos a los que aspira obtener el político de Atlacomulco el primer domingo de julio de 2012.




Humberto Moreira puso el dedo en la llaga. Hasta ahora el PAN está perdido electoral y anímicamente. Y un partido sin ánimo es un partido muerto.




La izquierda en México se llama ahora trabajo con las bases y compromiso de reducir el marginalismo en el que viven millones de mexicanos. Y esa es la que representan MORENA y Andrés Manuel López Obrador.




AMLO tiene un voto duro menor que el PRI. Pero sus bases sociales son mayores hasta ahora, que las que han logrado conjuntar las victorias tricolores en comicios locales del 2009 a la fecha.




Reflexión a tiempo de Humberto Moreira para Enrique Peña, o los que ya se sienten en el poder sin tomar en cuenta la reacción electoral de una sociedad encrespada por el mal gobierno.




Y falta lo que haga Manlio.










No hay comentarios: